Cómo conquistar el mercado de la generación Millennial

En Blog por Norlan Digital0 Comments

Las antiguas y eficaces técnicas publicitarias con las cuales se podía ejercer influencia sobre generaciones anteriores a las de los Millennials ya resultan ineficaces. Pues esta generación es totalmente distinta a la de sus padres.

La presencia de los Millennials en el mercado hoy día representa un gran desafío, pues supone un cambio en el mismo, probablemente el mayor de los cambios en los últimos doscientos años. Comparativamente, ni siquiera la revolución industrial causó tanta brecha en los patrones de consumo provenientes desde la era Victoriana, no al menos en las dimensiones que ha supuesto la llagada del Internet y la globalización.

Ante esta situación, surge la pregunta sobre cómo podemos dirigirnos a los Millennials, y más aún, cómo podíamos conquistar el mercado, qué se debe hacer para continuar las ventas, o incrementarlas ante estos nuevos consumidores.

Este escenario es complejo y supone incluso la implementación de nuevas técnicas de mercadeo. A continuación, vamos a dilucidar este contexto caracterizado por la presencia de Millennials.

Vamos a entrarle a este complejo escenario en tres pasos clave para sobrevivir en la era de Instagram y Facebook.

Los Millennials se influencian por el prestigio online no por la publicidad

Tradicionalmente, construir una marca se relacionaba con las campañas publicitarias, y con la reputación que expresaban los usuarios de dicha marca o producto, a través de los comentarios positivos o negativos que estos hacían.

Antes de la era del internet las campañas publicitarias eran signo distintivo del prestigio de una marca ya que era el principal medio de comunicación destinado a masas. Al anunciar las bondades de una marca, se esperaba incrementar sus ventas. Las opiniones que poseían los usuarios no eran muy consideradas. Pues, un individuo común, sin el peso que otorgaba una campaña, difícilmente podría convertir su opinión en un mensaje masivo. El alcance que tenía era sólo entre sus familiares y sus amigos.

Con la llegada de los Millennials, esto ha cambiado. El acceso a Internet ha permitido que la reputación de un producto o servicio hecha por los usuarios, se haga pública y se exprese de forma masiva, debido a las facilidades que permiten a distintos individuos estar conectados desde cualquier parte del mundo.

La opinión que emite un usuario puede convertirse en un mensaje masivo capaz de llegar a miles de personas, incluso a millones. Ya las campañas publicitarias resultan poco eficientes para revertir una opinión negativa sobre un determinado servicio o producto.
Si la comunidad online ha decidido que no realmente bueno, esto tendrá gran incidencia sobre las ventas del mismo.

Anteriormente, dado que no existía la comunicación a gran escala como hoy día, era posible que una marca vendiese productos fácilmente en distintas ciudades, y podían tener una percepción o prestigio diferente. Por ejemplo, un producto en Lima-Perú quizás no tuviese la mejor reputación, pero en Caracas-Venezuela, el lanzamiento de ese mismo producto podría tener oportunidad de ser exitoso y generar grandes ventas, puesto que las opiniones de Lima no llegaban hasta Caracas de forma inmediata, o quizás nunca llegasen.

Hoy día, antes de realizar la compra de un producto se conecta a Internet y revisa las reseñas y opiniones que existen sobre dicho producto, hechas por otros usuarios alrededor del mundo, y que son accesibles inmediatamente para miles de usuarios a la velocidad de la luz. Por ello, para lograr vender en el mercado de los Millennials, es más importante cuidar el prestigio online de la marca, a diferencia de hacer grandes campañas publicitarias de la forma tradicional.

Las tendencias son más rápidas y tienen mayor impacto que nunca.

El fenómeno de la “tendencia” o el “trending”, es decir, lo que está de moda, jamás ha tenido tanta importancia como ahora. La generación Millennial, hiperconectada, es capaz de conectarse de forma global, incluso es capaz de hacerlo en horas.

Así, una tendencia que se genere en cualquier punto del mundo es capaz de expandirse por el resto del planeta en cuestión de horas. Recordemos el “Gangnam Style” que se volvió “viral” en apenas dos semanas, o el caso del “harlemshake”, que lo hizo en un mes.
De acuerdo con la NFL, el anuncio más viral de la historia, titulado “The Force” y realizado por la Volkswagen, se masificó tres días luego del SuperBowl2011, logrando alcanzar los 200 millones de reproducciones en menos de 24 horas. Esta era es la era donde la información es susceptible de viajar a la rapidez de la luz.

Para vender productos o servicios, es necesario comprender esta velocidad, así como estar a tiempo para lograr posicionar una tendencia. Es importante estar pendiente a lo que está de moda, el nuevo deporte que se practica, qué bromas hacen los jóvenes, entre otras, así sabrás a qué público te diriges y cómo lograr realizar una campaña efectiva.

Un ejemplo de esto lo constituye el uso masivo que hacen las grandes marcas de referencias hacia la cultura pop y el lenguaje del internet.

En las recientes campañas publicitarias que han sido exitosas se han utilizado chistes famosos en línea, fotos graciosas, referencia a personas del internet, memes y otros, dado que los Millennials tienen sus códigos personales, su lenguaje y términos propios, y si deseas venderle a esta nueva generación, necesitará verse “al día”, aprender a usar su forma de comunicarse, y sin miedo.

La comunicación ahora es multidireccional

Anteriormente, una marca se comunicaba de forma unidireccional con su público. La retroalimentación era muy escasa, y ni decir que pudiese ser en tiempo real. Predominaban los anuncios en la televisión o en el periódico y esto era suficiente.
Los usuarios se enteraban del nuevo productos, o de los cambios en alguna marca ya existente, por medio de esos canales tradicionales, y ya. En cambio, ahora los Millennials emiten opiniones sobre las marcas, productos y servicios en tiempo real, a través de conversaciones multidireccionales.

A diferencia de la T.V o del periódico, los escenarios poderosos en los cuales se desarrollan millones de comunicaciones al mismo tiempo son el Facebook, Twitter, Foros, Instagram, y muchos más. De forma que si usted desea venderle a esta generación ya no le funcionará recurrir a los medios tradicionales, sino atenderlos por sus propios medios de comunicación.

Estar presente online, por medio de las redes sociales, equivale a decir que usted tiene abiertas las puertas de su tienda y que está sentado tras el mostrador, preparado para atender a cualquier persona que entre.

Para el caso de los mercados asiáticos, Badoo y Alibaba son dos opciones excelentes. Una gran recomendación es que una vez que usted haya creado un perfil en una red social, debe cuidarlo. Pues, para los Millennials, no existe nada más desconsiderado que crear un perfil en una red social, ofreciendo un producto o servicio, y luego no responder las preguntas que hagan los usuarios. Es tal como si usted abriese la puerta de su negocio y saliera de la tienda dejándola sola. Si no es capaz de hacer esto con una tienda en físico, tampoco lo haga con una tienda online.

Por último, recuerde que los Millennials son una nueva forma de ver el mundo, de opinar, y de entender la realidad. Suponen una colectividad virtual, es decir, el acceso a información desde cualquier parte del mundo y en todo momento.

Ya que no se han establecido un paquete de promoción, publicidad o atención al cliente de forma precisa ante esta nueva complejidad, para vender productos a estos nuevos consumidores, toca experimentar. Está atento a tus redes sociales, cuenta el número de ventas efectivas, computa todo, y ármate de paciencia para estar al tanto de lo que es “trending”. De esta manera, vencerás.

Deja un comentario